PROGRAMA 1998-2000

ECONOMÍA, ÉTICA Y TEOLOGÍA

 

El trabajo desarrollado en el Seminario Permanente durante el curso 97-98 en torno a la "Cultura mediática" y el ciclo de conferencias sobre "La globalización y sus excluidos" han puesto de manifiesto la relación entre dicha cultura y el ‘nuevo’ sistema económico mundial. Las discusiones tenidas sobre el libro de Manuel Castells (La era de la Información) también han evidenciado la necesidad de abordar las cuestiones económicas que subyacen a los mencionados procesos sociales y culturales. Es necesario seguir pensando sobre el fenómeno de la globalización, la así llamada crisis del Estado del bienestar, los límites del crecimiento y la cuestión ecológica, el fenómeno del paro y el reparto del trabajo, etc.

EL ORDEN ECONÓMICO INTERNACIONAL

Cuando se hablan de los cambios que se están produciendo en el orden económico internacional, se suelen emplear términos como ‘Acuerdos de Bretton Woods, Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Gatt, etc. No siempre se conoce suficientemente el funcionamiento de estas instituciones que tanto influyen como instrumentos de las políticas económicas dominantes, sobre todo en las relaciones Norte-Sur. En este bloque temático se trataría también de seguir profundizando en el análisis de la globalización. El ciclo de conferencias ha sido muy iluminador, pero ahora conviene adentrarse en cada una de la cuestiones que se han suscitado.

 

ESTADO DEL BIENESTAR

Se habla con mucha frecuencia de ‘crisis’ del Estado del bienestar. Como en el caso de la globalización, el discurso sobre dicha crisis tiene una función claramente ideológica de legitimar o fundamentar la plausibilidad de los recortes en las políticas sociales de los países llamados desarrollados o la falta de dichas políticas en otros países donde todavía no ha llegado a construirse un Estado Social de Derecho. En cualquier caso, se hace necesario analizar la viabilidad del proyecto de justicia y solidaridad que representó el Estado del bienestar en el horizonte del nuevo orden económico internacional. ¿Cuáles son la verdaderas razones de su supuesta crisis? ¿Qué posibilidades tiene un proyecto de estas características en un contexto universal? ¿Cómo se han de redefinir las relaciones entre Estado, Mercado y Sociedad Civil?

 

MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO SOSTENIBLE

Si escuchamos los discursos políticos dominantes no deja de sorprender la irónica redundancia con que coinciden en señalar como origen de la solución a todos los problemas al ‘crecimiento económico’. Pero el monótono ‘crecimiento, crecimiento, crecimiento’ pierde su plausibilidad cuando se sitúa en el contexto de la amenaza de catástrofe ecológica que se deriva de dicho crecimiento y de su internacionalización. Una cosa es segura, el modelo de desarrollo industrial occidental no es universalizable. Conceptos como ‘desarrollo sostenible’, ‘economía ecológica’, ‘impacto medioambiental’, ‘crecimiento cero’, etc. se usan con mucha frecuencia sin conocer siempre sus contenidos precisos y sus virtualidades para afrontar los problemas señalados. Por eso conviene adentrarse en el análisis de la relación entre medio ambiente y economía.

 

NECESIDADES Y ORDEN ECONÓMICO

Para hacer frente a la crisis ecológica global, pocas cosas tienen más importancia que aprender a distinguir entre lo necesario y lo superfluo, así como elucidar si cabe hablar de necesidades humanas universales que pudieran sustentar propuestas políticas igualitarias. Por otro lado, ¿cómo preguntarnos ‘cuánto es necesario’ dentro de un sistema socioeconómico perverso que ha hecho de la conversión sin término de lo superfluo en necesario uno de los mecanismos centrales de su reproducción? Es pues urgente preguntarse por la producción social de la necesidad y por la posibilidad de generar formas de vida alternativas que sean más acordes con el sostenimiento de la ecosistema.

 

EL TRABAJO ESCASO Y SU REPARTO

El fenómeno del paro no es una fatalidad natural, sino una cuestión profundamente política: lo que está en juego es nada menos que la estructura de poder y riqueza en las sociedades capitalistas en el siglo próximo. El paro es la consecuencia previsible y prevista de las políticas económicas que decide y aplica el establishment político en beneficio de los intereses del gran capital. En cierto sentido muy fundamental, los conflictos en torno al tiempo de trabajo son los conflictos de clase centrales en la sociedad capitalista. El poder puede definirse en términos de control sobre el tiempo ajeno. Desde sus mismos comienzos, el movimiento obrero ha luchado por limitar la duración del trabajo, como factor determinante esencial de la explotación de los trabajadores. ¿Tienen razón los que dicen que ‘repartir el trabajo es repartir miseria’ o los que dicen que hay que ‘trabajar menos para trabajar todos’?

 

CORRUPCIÓN

El fenómeno de la corrupción ha hecho ya fluir chorros de tinta. En general cuando se habla de corrupción, se suele pensar en la corrupción política. Pero dicha corrupción no es más que la punta del iceberg. Pensemos simplemente en la economía sumergida como forma de corrupción social profusamente extendida. ¿Se trata de un fenómeno marginal? ¿pertenece a la esencia del sistema? ¿qué revela la corrupción del sistema económico capitalista?

 

EL CAPITALISMO ¿SIN ALTERNATIVAS?

La caída del muro ha provocado una serie esloganes no sólo sobre el final del socialismo, sino incluso sobre el final de la historia. A pesar del interés ideológico de dichas proclamaciones, fácilmente desenmascarable, no se puede negar la dificultad real para pensar y llevar a cabo alternativas profundas al sistema capitalista. Esta situación, sin embargo, se puede volver contra el mismo capitalismo que no puede justificar sus evidentes insuficiencias económicas y éticas por medio de una comparación con otro sistema alternativo. Quizás nos encontremos en un momento privilegiado para abordar la cuestión de las alternativas al sistema capitalista. Una palabra que suena cada vez con más fuerza en ese contexto es la de ‘democracia económica’ (socialismo de mercado con planificación descentralizada de las inversiones y democracia en el trabajo). ¿Se trata de una alternativa al capitalismo capaz de lograr una mayor eficacia y un crecimiento más racional, así como más igualdad, más democracia y un trabajo con sentido?

 

ÉTICA Y ECONOMÍA

La relación de la economía y la ética es una de las relaciones más controvertidas del pensamiento moderno y contemporáneo. La pretensión de objetividad científica y neutralidad valorativa de la moderna ciencia económica no le ha puesto las cosas fáciles a la ética. El neoliberalismo imperante pretende eliminar toda ingerencia de la ética en la economía con la excusa de que es contraproducente a largo plazo, es decir, que las consecuencias de una intervención de la ética en la organización de la economía serían éticamente negativas. Por otro lado, cada día se habla más de la ética de la empresa. Existe un boom de publicaciones, congresos, cursos, etc. Los nuevos ejecutivos ya no hacen ejercicios espirituales como hace unas décadas, sino que asisten a seminarios de ética. Quizás sea importante examinar todo esto con algo de detenimiento.

 

TEOLOGÍA Y ECONOMÍA

¿Existe un forma peculiar de analizar el sistema económico capitalista propia de la teología? Cada vez resulta más evidente que la modernidad burguesa es inseparable de la promesa de la realización de todos los deseos humanos a través del mercado sacralizado que exige sacrificios humanos. La promesa de realización de algo humanamente imposible en nombre de las ‘cualidades supra-humanas’ del mercado hace del capitalismo una religión económica sacrificial e idolátrica. Las sociedades modernas burguesas, en contra de la apariencia de secularización, pueden ser vistas como ‘sociedades religiosas’. La compresión de la sociedad burguesa en estos términos da a la teología un papel relevante en el mundo moderno. La cuestión económica se torna central en sus reflexiones y las críticas a la idolatría del mercado y a la racionalidad que la fundamenta pasan a ser una de las primeras tareas de la teología.

 

* INFORME SOBRE LAS SESIONES
DEL SEMINARIO (PARTE I)

 

* INFORME SOBRE LAS SESIONES
DEL SEMINARIO (PARTE II)

 

* INFORME SOBRE LAS SESIONES
DEL SEMINARIO (PARTE III)