PROGRAMA 2006-2007

ÁFRICA: EL CLAMOR DE LOS ÚLTIMOS

África parece hoy un continente arrasado por los cuatro jinetes del Apocalipsis: la guerra, el hambre, la peste y la invasión de los bárbaros. Tan cerca de nosotros -sólo nos separan 14 kilómetros de mediterráneo- y sin embargo tan ignorada en las agendas políticas, en los programas de desarrollo económico, en la apertura de nuestras fronteras a gentes, productos y sueños de justicia provenientes de allí. Sólo los cayucos que llegan a nuestras costas y la alarma social que despiertan nos recuerdan que África está ahí y que la situación que soportan los africanos resulta tan insufrible, que algunos de ellos prefieren sucumbir en un naufragio a entregarse a una de las muchas formas de muerte que asolan el continente.

A pesar de los inmensos recursos naturales (petróleo, oro, diamantes, uranio, cobalto wolframio, etc.) que posee y de la juventud de su población, es el continente más asolado por las guerras, con mayor cantidad de países empobrecidos, con el más elevado número de refugiados, con más analfabetos y sometido a la más terrible pandemia de SIDA.

El siglo XIX contempló cómo las potencias europeas, so pretexto de intenciones humanitarias y antiesclavistas, se repartía el continente en la tristemente famosa Conferencia de Berlín (1884-1885). La colonización sentó las bases del presente desolador que vive hoy África. Un continente supeditado a las necesidades económicas de los países colonizadores y a sus intereses geoestratégicos. Los procesos de descolonización e independencia tras la segunda guerra mundial no supusieron una quiebra importante de esa supeditación. La formación de los nuevos Estados respondía a la división realizada por las potencias coloniales y las élites políticas sólo se aseguraron la lealtad de las poblaciones por medio de redes clientelares y un modelo despótico de gobierno, que dependía para su sostenimiento de la complicidad de las antiguas metrópolis.

Durante la guerra fría Washington y Moscú convirtieron los diferentes actores africanos en meros títeres de su enfrentamiento, alimentando prolongados conflictos bélicos y contribuyendo a reforzar las estructuras de los Estados neopatrominiales (redes clientelares). Sin embargo, el final de la guerra fría no trajo consigo una recuperación de caminos democráticos para la solución de los grandes problemas que afectaban a las poblaciones. Más bien se produjo un colapso de los estados poscoloniales y la proliferación de nuevos conflictos armados. Desde el "boom" de las independencias en los años 60 no ha habido un solo año de paz en todo el continente africano. A esto ha contribuido el carácter exógeno de las instituciones políticas y administrativas (fronteras, solapamiento de burocracia estatal y las estructuras tribales), la dependencias respecto a los intereses económicos y políticos de las metrópolis, el personalismo y patrimonialismo de las élites africanas, su vinculación especial con determinadas líneas étnicas, regionales o religiosas, la desintegración de los Estados tras la cancelación de las aportaciones de los actores de la guerra fría y muchas otras causas.

En casi todos los conflictos bélicos nos encontramos con una pluralidad de actores: no sólo fuerzas regulares y grupos paramilitares, gobiernos y señores de la guerra, sino también mercenarios, bandas criminales y ejércitos privados, traficantes de armas, empresas transnacionales con intereses en la zona, organizaciones internacionales y organizaciones humanitarias. Lo que está claro es que la mayoría de las víctimas procede de la población civil (desplazamientos masivos, crisis alimentarias, asesinatos en masa y genocidios). Una de las armas más importantes en estos conflictos bélicos es la propia violación de los derechos humanos, que se ha convertido en un objetivo directamente perseguido.

Frente a la imagen más extendida por los medios de comunicación, en la que los conflictos armados africanos son presentados como conflictos étnicos y tribales, salvajes e irracionales, es necesario atender a la crisis de los Estados poscoloniales tras el final de la guerra fría, que supuso para las élites africanas la pérdida de las fuentes de financiación que permitían el mantenimiento de sus redes clientelares y sus modelos despóticos de gobierno. Ahora se buscan esas fuentes en el tráfico de armas, el control de las materias primas o de la ayuda humanitaria. Los conflictos bélicos poseen pues una perversa racionalidad, tanto para los actores internacionales (gobiernos occidentales, empresas transnacionales, economía criminal del tráfico de armas, comercio de diamantes, etc.), como para élites locales. Para entender dichos conflictos es necesario analizar el funcionamiento de las redes criminales internacionales y su imbricación con la economía legal.

Sin embargo, el arma que más mata en África es, sin duda, el SIDA. Basta comparar las cifras de víctimas mortales de la guerra (300.000 en 2004) con las del SIDA (3 mill. ese mismo año). Se calcula que entre el 60 y el 75% (entre 25 y 34 mill.) de los infectados por el virus en el mundo viven en África. En muchos países la esperanza de vida se ha reducido a 40 años. Y aquí los más afectados son las mujeres y los niños. Cerca de 600.000 niños seropositivos nacen cada año en África (90% del total mundial) y 11 mill. han quedado huérfanos. Se trata de un genocidio silencioso al que cooperan la escasa voluntad política de las grandes potencias mundiales, los intereses comerciales y económicos de las grandes empresas farmacéuticas y las dificultades casi insalvables de los programas de prevención y sensibilización.

A toda esta realidad nos acercaremos por medio de los siguientes temas y bibliografía:

1. Colonización y procesos de independencia (21.10.2006)
2. Neocolonialismo: la presencia de Europa/EEUU en África tras la descolonización (18.11.2006)
3. África en Europa: el fenómeno migratorio y la reacción europea (16.12.2006)
4. Conflictos armados en África: la guerra interminable (20.1.2007)
5. El hambre y el SIDA: morir hoy en África (17.2.2007)
6. Sociedad civil y estructuras políticas en África: posibilidades de futuro (17.3.2007)
7. Mujeres en África (21.4.2007)
8. Africanos en Murcia (mesa redonda) (19.5.2007)