CURSO:
FILOSOFÍA PARA NO FILÓSOFOS II.
CORRIENTES ACTUALES DE FILOSOFÍA

Norberto Smilg Vidal

Prof. de Filosofía I.E.S. “Miguel Espinosa” • Foro I. Ellacuría

 

Durante los meses de Febrero y Marzo de 2004 se celebró la segunda edición del curso “Filosofía para no filósofos”. En esta ocasión nos quisimos centrar, según se indicaba en el subtítulo, en algunas de las corrientes filosóficas actuales. A pesar de tratarse de una segunda edición del curso, quisimos conservar su carácter introductorio. Por ello, no pretendimos abarcar todas las vertientes del pensamiento actual, ni agotar toda su complejidad, sino acercarnos a algunas de las propuestas actuales en los campos más interesantes para todos. Procuramos iniciarnos en el conocimiento de las tesis, problemas y planteamientos más básicos de cada una de estas corrientes, para poder reconocer sus características diferenciales y específicas, presentando también a los autores más representativos de cada una. El objetivo principal era poner sobre la mesa las principales nociones y conceptos que nos permiten comprender nuestro mundo y pensar nuestra realidad desde una perspectiva filosófica. Quisimos que nuestro trabajo tuviera una dimensión práctica y muy concreta: ayudarnos a entender las principales categorías desde las cuales y con las cuales los pensadores actuales construyen sus concepciones y sistemas de comprensión de la realidad social, política, natural, moral, etc.

Igual que en la primera edición del curso, también hemos usado una metodología mixta, que combinaba las exposiciones orientativas con el diálogodebate y el comentario de algunos textos especialmente seleccionados.

Dedicamos la primera sesión del curso a las tendencias estructuralistas y postestructuralistas desde los que pretendimos comprender algo de la crítica filosófica a la modernidad, así como el advenimiento de la denominada postmodernidad. Revisamos su apoyo en Marx, Nietzsche y Freud (“maestros de la sospecha”, según Foucault) y en los estudios de lingüística, para acabar con algunas de sus propuestas políticas. Presentamos las principales tesis de los representantes clásicos de esta corriente (C. LeviStrauss, J. Lacan y L. Althusser) así como de otros más recientes (M. Foucault, G. Deleuze, J.F. Lyotard y J. Derrida) sabiendo que no todos los autores mencionados estarían de acuerdo con que se les encuadrase en ningún movimiento o corriente filosófica denominado “estructuralismo”.

Las dos sesiones siguientes (especialmente intensas por los debates que se generaron) estuvieron dedicadas a tratar diversos aspectos de filosofía política. Nos centramos en primer lugar en la figura y en el pensamiento de J. Rawls, por constituir uno de los principales núcleos desde los que se ha producido el resurgir de la teoría política en el siglo XX, ofreciendo además una nueva manera de hacer filosofía política. Nos asomamos brevemente a la polémica entre liberales y comunitaristas, así como a las principales propuestas del republicanismo, planteándonos finalmente dos cuestiones básicas: ¿en qué consiste verdaderamente la democracia? y ¿cuál es la importancia de la ciudadanía en nuestro mundo?

En la cuarta sesión del curso nos centramos en la reflexión en torno al lenguaje, en el papel fundamental que adquiere el lenguaje en el siglo XX y en las principales perspectivas filosóficas desde las que se ha abordado, como la hermenéutica y sobre todo la filosofía analítica. Desde la figura central de L. Wittgenstein y las dos etapas en las que suele dividirse su pensamiento, intentamos adquirir una visión panorámica de los principales problemas y las principales corrientes filosóficas que se han planteado el lenguaje como objeto de su investigación.

Las dos últimas sesiones del curso estuvieron ocupadas por cuestiones de ética. Nos planteamos, en primer lugar, la problemática de las llamadas “éticas aplicadas”, su fundamento, posibilidades y pretensiones. Luego dedicamos toda nuestra atención a algunas líneas de pensamiento de enorme actualidad, como la ética de la economía y la bioética. En ambos casos nos asomamos a los principales problemas de que se ocupan, como la compatibilidad entre los diferentes tipos de actividad económica y los principios, criterios y valores morales; y, en el campo de la bioética, los derechos del paciente y la necesaria salvaguarda de su autonomía muy especialmente en las sociedades occidentales con altos niveles de información. En estas dos últimas sesiones, el debate tuvo un papel muy relevante.