ASOCIACIÓN CONTRA LA EXCLUSIÓN SOCIAL

Mercedes Molina Moreno
Asociación contra la exclusión social




CAMPAÑA DE ADHESIÓN A LA EXIGENCIA

DE PLANES CONTRA LA EXCLUSIÓN SOCIAL EN MURCIA

Desde la AsociaciónPlataforma contra la Exclusión Social Murcia estamos llevando a cabo una campaña de reivindicación y exigencia ante la Administración Pública de Murcia de un Plan Urgente de Erradicación del Chabolismo para familias que sobreviven en condiciones infrahumanas en nuestro municipio y de puesta en marcha de Planes de Atención Integral para Personas Sin Hogar o Sin Techo que viven y están muriendo en las calles de nuestra ciudad.

Queremos proponer la participación en esta campaña a todas las personas y asociaciones que no estéis conformes con que la exclusión social sea un fenómeno creciente en nuestra sociedad. La intención de haceros llegar esta campaña es crear una plataforma que aglutine esfuerzos y luchas en estos temas. Lo que permitiría exigir que la responsabilidad pública de las administraciones no se disperse en actuaciones cuya intención no va más allá de parchear y que se acometan planes serios frente a estas dos realidades priorizando sobre otras que resultan políticamente más rentables.

Para sumarte a esta campaña puedes firmar en las hojas que estarán disponibles en las distintas actividades organizadas por el Foro Ignacio Ellacuría. Para más información podéis contactar con el teléfono: 620733788

1. BREVE HISTORIA DE LA ASOCIACIÓN CONTRA

LA EXCLUSIÓN SOCIAL DE MURCIA.

Entre 1995 y 96, el Ayuntamiento de Murcia empieza a aplicar una Ordenanza Municipal de 1988 que prohibía la mendicidad en las calles. Se producían detenciones, se registraba y se retiraba el dinero obtenido pidiendo en la calle. Ante estos hechos un grupo de personas, algunas a título individual y otras en representación de asociaciones de diverso signo, constituyeron la Plataforma de la Mendicidad. Se llamó de la mendicidad y no contra la mendicidad o por la mendicidad porque no se puede prohibir a personas carentes de recursos obtener unos ingresos vitales aunque no pensábamos que mendigar fuera la solución, más bien se era partidario de la justicia y de los derechos sociales.

Se comenzó una campaña de denuncia contra la política del Ayuntamiento y de concienciación de la opinión pública en los medios de comunicación. A este grupo de personas se incorporaron otras que se veían obligadas a ejercer la mendicidad y estaban sufriendo los efectos de la ordenanza, personas que se movilizaron para defender su dignidad, participando en ruedas de prensa, en las reuniones con algún concejal, en la visita que hicimos al Presidente de la Comunidad Autónoma, en la recogida de firmas o en los Plenos del Ayuntamiento. Fue la mediación del Defensor del Pueblo la que informó que la retirada de los fondos a los mendigos no tiene cobertura legal ya que la mendicidad no está prohibida por la ley. Este proceso de movilización termina, cuando el Ayuntamiento deja sin aplicar dicha ordenanza.

Tras una reflexión se dio forma legal al colectivo que formaba la Plataforma de la Mendicidad pasando a denominarse “Asociación contra la Exclusión Social” cuyos objetivos son la defensa de los derechos de los excluidos ante los abusos de que son objeto por parte de quienes deberían ser sus valedores.

En los años 97 y 98 el Ayuntamiento de Murcia realiza varias actuaciones que llevan a la calle a una veintena de familias. Así comenzó una nueva movilización de las familias y las asociaciones que las apoyaban, por un lado para tratar de conseguir la suspensión de los desalojos y demoliciones por otro para conseguir que la administración asumiera la responsabilidad del realojo de estas familias y el acceso a una vivienda digna de una treintena de familias que ya por entonces vivían en condiciones infrahumanas en chabolas y otros derribos dispersas por el municipio. Para ello se apela al Defensor del Pueblo, a la Asamblea Regional, a la Comisión Europea y comienza la adhesión de asociaciones y particulares en apoyo a estas familias, formando nuevamente la Plataforma de la Mendicidad. El Ayuntamiento de Murcia va cediendo a la presión de los vecinos de los barrios donde vivían antes las familias y ante aquellos que viven en zonas donde se plantea la posibilidad de realojo de las mismas, a la que se oponen. Se buscan alojamientos provisionales para alguna de las familias. Se traslada un comunicado apoyado por 71 colectivos al Presidente de la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento vuelve a prometer que habrá realojo. Ante su pasividad las familias desalojadas junto a la Plataforma de la MendicidadAsociación Contra la Exclusión Social realizan un encierro y posteriormente una acampada en la Glorieta de España, frente al Ayuntamiento, con el lema “Hasta aquí hemos llegao”.

La movilización de las familias y la negociación de éstas con la administración, con la incorporación de las ONG´s: Cáritas, Secretariado General Gitano, Columbares y Cruz Roja como mediadores, dan como resultado el realojo también “provisional” de algunas de estas familias en el Albergue Juvenil “El Valle” (otras continúan en chabolas y derribos diseminados por el municipio) y la formación de la Mesa de la Integración, para velar por el derecho a una vivienda digna de éstas y otras familias que estuvieron acampadas.

Desde el 98, el Ayuntamiento ante la necesidad de vivienda planteada por 33 familias concretas y tras el compromiso después de la acampada, ha facilitado 13 viviendas. Quedan hoy 7 familias en espera en el Albergue, en el que provisionalmente iban a estar sólo unos meses y 13 en chabolas y derribos diseminados por el municipio. Se puede apreciar cómo el realojo se está produciendo a un ritmo de dos familias por año, restarían otros 10 años más con el deterioro que para una familia supone para cumplir con el compromiso contraído. Pero la situación de infravivienda en el municipio tiene unas dimensiones mucho mayores que las padecidas por estas familias concretas ya que desde la asociación podemos constatar que en torno a un centenar de familias sufren una situación de infravivienda.

En la actualidad, la AsociaciónPlataforma contra la Exclusión Social se mantiene alerta y movilizando a la sociedad ante éstas y otras, viejas y nuevas, graves situaciones de exclusión y precariedad que seguimos constatando, frente a las que la administración lleva frecuentemente una política de criminalización, alejamiento, ocultamiento y desinformación.

Hoy en la asociación se continúa trabajando el acercamiento a estas situaciones, la sensibilización y la denuncia a través de sus comisiones de Vivienda y de Personas Sin Hogar. Con esta campaña volvemos a constituirnos con otras entidades y personas sensibles a estas situaciones en Plataforma.

2. SITUACIÓN DE INFRAVIVIENDA EN EL MUNICIPIO DE MURCIA.

Desde la AsociaciónPlataforma Contra la Exclusión Social sabemos que la vivienda se ha convertido en un problema para la inmensa mayoría de los ciudadanos y ciudadanas. Los datos del estudio de la Fundación Encuentro que cifran en más del 60% de las familias españolas las que tienen dificultades para afrontar la compra de una vivienda, lo que supone un 11% más que en 19991 lo corroboran.

Con esta campaña queremos denunciar la brecha existente entre los Planes y Programas generales anunciados en esta materia y la traducción sobre la situación de vivienda de las personas excluidas en la Región y en el Municipio de Murcia.

Estamos en contacto con las familias que sobreviven en alojamientos provisionales con falta de servicios básicos para quienes las promesas recibidas empiezan a no tener valor. Se han ido formando nuevas familias y muchos hijos se han ido haciendo mayores en esas condiciones. Nuestra intención es denunciar las situaciones de infravivienda y chabolismo sin desentendernos de que la vivienda es un problema cada vez más generalizado.

En su memoria 2002 el CES2 exponía que el acusado y continuo descenso de la vivienda de protección oficial en proporción al total de viviendas iniciadas es espectacular. La Región de Murcia fue una de las cinco comunidades autónomas que en el 2002 no alcanzó el grado de cumplimiento previsto del nuevo Plan Vivienda 20022005, en lo que se refiere a la edificación de casas de protección oficial. Si nos vamos a datos del Centro Regional de Estadística comprobamos cómo en el año 2003 sólo el 9% de todas las viviendas iniciadas (22.373) eran de Protección Oficial y de éstas sólo se calificaron en régimen especial y de promoción pública (dirigidas a personas con escasos recursos) 8 viviendas en toda la región.

Concretamente en el municipio de Murcia para el año 2003 las viviendas de Protección Oficial fueron el 6% del total de viviendas iniciadas.

Desde el Ayuntamiento de Murcia el último Plan Municipal de Vivienda que contemplaba viviendas de Promoción Pública es el de 19961999. El siguiente cuadro explica el grado de cumplimiento del mismo:

PLAN MUNICIPAL DE VIVIENDA 19961999

VIVIENDAS PREVISTAS

VIVIENDAS

REALIZADAS

PORCENTAJE DE EJECUCIÓN

TOTAL DE ACTUACIONES

1.382

570

41.24 %

VIVIENDAS DE CESIÓN GRATUITA

100

0

0 %

VIVIENDAS DE RENTA PROTEGIDA

267

40

14.98 %

VIVIENDAS DE VENTA PROTEGIDA

540

68

12.59 %

PLAN JOVEN MUNICIPAL

475

475

100 %



Analizando este cuadro comprobamos que de los planes previstos sólo se ejecuta el Plan Joven municipal, nada de las viviendas de cesión gratuita (el Ayuntamiento cuenta sólo con 60 de estas viviendas diseminadas por el municipio). Están destinadas a familias cuyos ingresos sean inferiores a un 80% del S.M.I., aproximadamente 350 euros. Las familias aportan una cuota simbólica. Se ejecuta un bajo porcentaje de viviendas de renta protegida (son aproximadamente unas 1200, las 507 en El Infante, dos bloques en la Avda. de la Fama y 226 ubicadas en diversas pedanías: Gea y Truyols, Jabalí Nuevo, Los Ramos, Corvera, Beniaján, Patiño, Lobosillo, La Ñora, Los Rosales, Espíritu Santo de Espinardo, Aljucer, Beniaján, Monteagudo, Churra, etc.) se destinan a familias con unos ingresos inferiores al 120% del S.M.I., unos 520 euros, estas familias deberán pagar un alquiler entre 54 y 108 euros mensuales. De las viviendas de venta protegida se ejecuta un bajo porcentaje. Son para familias con unos ingresos inferiores al 180% del S.M.I., unos 720 euros, las familias deben pagar una cuota de amortización durante 25 años sin pagar entrada. La intención del Ayuntamiento es desmantelar 733 viviendas de las de alquiler protegido3 (las 507 del Infante, 38 en Patiño, 27 en la Ñora, 19 en Lobosillo, 19 en Corvera, 56 en Espinardo y 49 en Los Ramos) para venderlas a sus inquilinos con el requisito de tener ingresos inferiores a 3.5 veces el S.M.I. y no está contemplado que el dinero recaudado se reinvierta en otras viviendas para familias con pocos recursos.

El Plan de Vivienda Municipal vigente, 20032007, sólo contempla viviendas para jóvenes. Se pretenden construir 5000 viviendas para jóvenes, no se proyectan viviendas de cesión o de renta o venta protegida. En una conferencia ofrecida por Miguel Ángel Cámara en Zaragoza el 25 de Junio4 de este año declaraba que aunque el Plan de Vivienda Municipal se dirija a los jóvenes no olvida a otros colectivos en futuras acciones. Este es un claro y grave ejemplo de búsqueda de rentabilidad electoral y de falta de voluntad política por atender a las personas que más lo necesitan.

La Concejala de vivienda anunció dentro de los presupuestos del 2004 la construcción de un bloque de 29 viviendas en La Ñora para el realojo de los habitantes de los Casones5. Este proyecto ya estaba presupuestado en el Plan de 19991996 y no llegó a ejecutarse.

La situación de necesidad de vivienda social es acuciante, en la actualidad hay 550 familias en lista de espera para acceder a una vivienda6. No hay previsiones para la construcción de viviendas de cesión, alquiler o venta protegida. La mayoría de estas familias no tienen la edad ni los ingresos mínimos para acceder a las viviendas para jóvenes que son las únicas que se construyen (ser menor de 35 años y ganar como mínimo el S.M.I. y como máximo 5.5 veces el S.M.I.). Otra inconsistencia añadida es que los criterios para acceder a una vivienda joven ya no son fijados desde instancias públicas, no tienen por qué tener preferencia quienes menos ingresos tengan. Serán las promotoras privadas adjudicatarias de los proyectos las que decidan de los que cumplen esos requisitos quiénes tendrán la opción a compra.

Ante estas actuaciones el resultado lógico será que las situaciones se cronifiquen y deterioren y que el chabolismo y la infravivienda aumenten en el municipio de Murcia.

3. SITUACIÓN DE LAS PERSONAS SIN HOGAR

EN EL MUNICIPIO DE MURCIA.

Desde la AsociaciónPlataforma Contra la Exclusión Social Murcia, llevamos 9 años acercándonos a las personas que duermenviven en la ciudad de Murcia. Con ellas hemos denunciado situaciones graves de vulneración de derechos de las que eran objeto, hemos vivido el deterioro progresivo en el tiempo de muchas de ellas y la impotencia de todas ante la falta de recursos adecuados por lo que reclamamos que se asuma la responsabilidad pública hacia un grupo de personas cada vez más amplio.

Coincidimos con Manuel Muñoz, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, quien en las Primeras Jornadas Estatales sobre Personas sin HogarPersonas como tú celebradas en Sevilla el 25 y 26 de Marzo de 2004 expuso la unión de factores socioeconómicos y factores de vulnerabilidad en las causas que llevan a una persona a ESTAR sin hogar. Entre las causas estudiadas destaca la existencia de un número muy elevado, demasiados para una vida, de sucesos vitalmente estresantes (sucesos que cambian el curso de una vida: malos tratos, hospitalizaciones psiquiátricas, alcohol, desempleo, problemas económicos, pérdida de vivienda, cárcel, incapacidad o muerte de padres y familiares próximos, etc.) que acontecen a una misma persona, así como la suma de razones estructurales (dificultad para acceder y permanecer en el mercado de trabajo, la incorporación de las nuevas tecnologías, explotación de mano de obra, políticas sociales de baja e insuficiente cobertura presupuestaria, etc.) que favorecen el aumento de situaciones en las que las personas acaban perdiendo su hogar.

En este sentido, los diferentes estudios consultados muestran siempre que la mayor parte de los recursos han sido promovidos por instituciones privadas religiosas o humanitarias y, que por parte de las políticas públicas resultan llamativas las actuaciones frecuentes de alejamiento del centro de las ciudades (presión policial, bancos “antimendigos” con un brazo en el centro, cesión a la presión vecinal que provoca que los pocos recursos existentes se creen o desplacen a las afueras, como ejemplo valga el único albergue en Murcia en Ctra. de Santa Catalina, a 4 Km. del centro urbano.

Sin querer otorgar carácter sociológico a los datos que hemos ido recogiendo y analizando entre los años 2002/2003, desde la AsociaciónPlataforma Contra la Exclusión Social, queremos compartir las quejas y demandas expuestas por una pequeña muestra de personas (21) a las que se ha realizado seguimiento continuado de entre aquellas que viven y duermen habitualmente en la calle. La mayoría tienen entre 30 y 40 años, son hombres que llevan viviendo de dos a cinco años en la calle, no suelen utilizar los recursos asistenciales y padecen diversas enfermedades que se acrecientan en función del tiempo que pasan en la calle. Hemos apreciado que cuando no llegan a los recursos comen de lo que sacan y donde pueden. Se lavan en fuentes públicas, en aseos de parkings. Duermen en la calle, en soportales, en cajeros, rincones, derribos, casas ocupadas o tiendas de campaña en las afueras.

Sus quejas van en el sentido de que los recursos están saturados y lejos, que les dejan pocos días en el albergue y que en ocasiones hay maltrato por parte de la Policía Municipal. Hubo varios casos en Noviembre 2003 y se puso en conocimiento del Inspector Jefe de la Policía Local.

Sus demandas son que se les mire y se les trate con respeto, que la policía les trate como ciudadanos, piden facilidades para tramitar y homologar su documentación (extranjeros comunitarios), un lugar donde dejar sus mochilas y sus cosas, quieren poder comer en el albergue, más albergues dentro de la ciudad, un piso estable con ducha y la cesión de casas y pisos abandonados para rehabilitarlos ellos mismos siendo su alojamiento.

Recursos para PSH en el municipio de Murcia:

El Albergue “Jesús Abandonado” de los Hermanos San Juan de Dios, está subvencionado parcialmente por el Ayuntamiento. Fue desplazado hace unos 10 años desde el centro de la ciudad a la Ctra. de Santa Catalina, a 45 minutos andando desde el centro. Tiene servicios de alojamiento, ropero, ducha, desayuno y peluquería. No tiene comedor para transeúntes, por lo que las personas que duermen allí tienen que volver a Murcia a comer. No hay bonobús de vuelta. Esta misma orden gestiona el Comedor Social junto a la Catedral.

La Huertecica recientemente ha puesto en marcha un Programa de Disminución de Riesgos para personas drogodependientes sin hogar

Traperos de EmaúsMurcia desarrolla proyectos de recuperación personal e inserción sociolaboral con posibilidad de alojamiento, para casos que no presenten problemáticas de toxicomanías activas.

Solidarios para el desarrollo realiza escucha voluntaria en calle.

Las Hermanas de la orden de la Madre Teresa de Calcuta acompañan y escuchan en el hospital.

Por parte de la administración el Ayuntamiento tiene un Servicio de Atención a Transeúntes donde gestionan recursos y documentación a demanda de las PSH y un Servicio de Emergencias Sociales que no es específico para PSH. Realizan atenciones a emergencias de malos tratos a mujeres o menores, ancianos perdidos, inmigrantes, etc.

Como se puede observar, la mayor parte de la iniciativa en la atención es de carácter privado y principalmente atiende a la cobertura de necesidades básicas y de subsistencia. Siendo conocedoras de la diversidad de personas sin hogar y de necesidades que plantean, consideramos que hay que crear servicios que se adapten a las personas, no personas que se adapten a los servicios. Coincidimos con Esperanza Linares, en que nos parece muy importante reivindicar la titularidad y garantía pública, para evitar la férrea normativa de algunos servicios privados y la inestabilidad económica de los recursos, como expone en un documento interno de Cáritas Española con motivo del día de los Sin Techo en noviembre de 2001.

Los recursos que encontramos en el municipio dirigidos a estas personas son de tipo asistencial, parten de la buena voluntad de grupos sensibilizados pero no llegan a dar una atención integral. No están coordinados ni cumplen la finalidad de inserción de estas personas. Por ello exigimos que la Administración Pública asuma plenamente su responsabilidad en la puesta en marcha de planes de atención diversificada, adecuada y suficiente a estos ciudadanos. Planes que proporcionen una red de recursos que contemplen tanto medidas de alojamiento estable para frenar el deterioro y favorecer la recuperación, centros de acogida próximos, atención básica 24 horas y programas de reducción de dañas así como aquellos servicios que favorezcan la inserción de las PSH.



1La Verdad, 23 de septiembre de 2003.

2http://www.ces.es/publica/0pubydoc1.htm.

3La Verdad, 23 de mayo de 2004.

4http://www.ayto-murcia.es/boletines/PDF/250604NP3A.PDF.

5htpp://www.laverdad.es, recuperado el día 4 de diciembre de 2003.

6La Concejala de Vivienda, Mª José Velasco reconocía sólo 300 en El Faro, 15 de octubre de 2003.