«DESOBEDECER LA LEY
CONVIVIR SIN RACISMO»

José A. Zamora
(Foro I. Ellacuría)

 

La situación de explotación económica y de discriminación social y política que sufre gran parte de los inmigrantes que viven o sobreviven en nuestro país, los brotes racistas vividos en El Ejido y en otros lugares, la aprobación de la nueva ley de extranjería 8/2000, que recorta derechos fundamentales y agrava la dinámica ya existente de reducción de los inmigrantes a pura fuerza de trabajo y a objetos de control policial, el trágico accidente de Lorca en 3 de enero de 2001 y la dura respuesta gubernamental que llevó a una situación completamente desesperada a muchos inmigrantes sin papeles, etc. todos estos acontecimientos y realidades fueron generando una serie de movilizaciones y de luchas de inmigrantes sin papeles de dimensiones hasta ahora desconocidas en el Estado Español (encierros, marchas, huelgas de hambre, manifestaciones, acampadas, etc.).

Un conjunto de personas y colectivos de Murcia nos hemos encontrado compartiendo estas luchas y movilizaciones de los inmigrantes, así como rechazando la vigente Ley de Extranjería 8/2000. Consideramos que dicha ley es una normativa antidemocrática y atentatoria contra derechos fundamentales básicos. Por ello, mientras esté vigente, consideramos legítima la desobediencia civil como estrategia social de lucha por la democracia. Este rechazo que nos aglutina tiene reflejo en el nombre que hemos querido dar a esta plataforma o movimiento: DESOBEDECER LA LEY - CONVIVIR SIN RACISMO.

Bajo ese nombre viene trabajando un colectivo de asociaciones y personas que ven en el fenómeno de la inmigración un reto social, político y cultural de importancia capital para la sociedad española, así como en la forma de abordarlo un índice de la calidad democrática de dicha sociedad. Junto a la desobediencia civil frente a la Ley de Extranjería, realizamos un apoyo político y reivindicativo a los inmigrantes que luchan por una regulación de su situación en España y un reconocimiento pleno de sus derechos laborales, sociales, políticos y culturales. Nos dirigimos al conjunto de la sociedad y queremos trabajar por un modelo de convivencia que no sólo se funde en la consecución de todos los derechos para todos los seres humanos, es decir, en la superación de toda forma de explotación y discriminación de los inmigrantes, sino también en la superación de actitudes y comportamientos xenófobos, en el respeto activo a la diferencia, en el enriquecimiento que aporta la interculturalidad.

Para intentar ayudar a resolver los problemas concretos de los inmigrantes, dada la falta de respuesta seria por parte de la administración, ya existen diversas ONGs y colectivos que asumen una tarea ingente de apoyo material, legal, de subsistencia mínima a veces,... y que cuentan con el trabajo de gente que también forma parte de nuestro colectivo. Respetamos este esfuerzo, pero pensamos que es necesario un trabajo más cultural, de denuncia, de fomento de otro modelo de convivencia y otra forma de afrontar los retos que la inmigración plantea. Esto es lo que define nuestro perfil como movimiento.

Llevamos poco tiempo funcionando y además ha sido un tiempo en el que la mayor parte de nuestra gente ha estado absorbida por una tarea prioritaria: dar soporte a la justa lucha de las personas inmigrantes que reclaman papeles para todos. Pero ya van tomando cuerpo una serie de campañas:

 

"Desobediencia civil a la ley de extranjería"

Desde la entrada en vigor de la Ley de Extranjería no han dejado de sucederse declaraciones y llamamientos encaminados a oponerse a su aplicación efectiva mediante un desafío activo de la propia ley. Una ley considerada injusta, ilegítima e inmoral que, además resulta de dudosa constitucionalidad. Esta campaña pretende proponer la desobediencia civil como instrumento para luchar contra una ley injusta y antidemocrática. Hasta ahora se ha trabajado en la elaboración de un manual de desobediencia civil a la Ley de Extranjería 8/2000, así como de modelos de declaración de autoinculpación. Se trabaja también en el lanzamiento público de la campaña y en la planificación de una infraestructura solidaria de apoyo al inmigrante clandestino

 

"Medios de comunicación"

Los medios de comunicación juegan un papel fundamental en la presentación y percepción de la inmigración como "problema". Son transmisores y reforzadores de prejuicios xenófobos y contribuyen a plausibilizar socialmente las políticas discriminatorias que atentan contra los derechos sociales, políticos, culturales, etc. de los inmigrantes. Esta campaña pretende realizar un seguimiento del tratamiento en la prensa regional del fenómeno migratorio y proponer las acciones de denuncia que considere adecuadas para que se sume el conjunto del colectivo: manual de buenas prácticas periodísticas, campañas de sensibilización, tribunal público a los medios, elaboración de nuestros propios medios de comunicación (web).

 

"Denuncia de las deportaciones"

Al amparo de la discriminatoria ley de extranjería que atenta contra derechos humanos fundamentales se están llevando a cabo una serie de expulsiones de inmigrantes sin papeles bajo condiciones denigratorias y vejatorias de su dignidad. Los centros de internamiento, de los que existe uno en Murcia, se usan de estación para llevar a cabo las expulsiones. Esta campaña se basa en un seguimiento de los internos del CIE y en la atención a las expulsiones que pretenda llevar a cabo el gobierno. Su objetivo es promover las acciones de denuncia, asistencia a los internos en proceso de expulsión, etc. que se vean necesarias.

 

También se han planteado una serie de proyectos, cuya realización dependerá del desarrollo que vaya adquiriendo DESOBEDECER LA LEY y de su capacidad para llevarlos a cabo. Presentarlos pretende servir a la explicitación del horizonte en que se inscribe nuestra acción y motivar a cuantas personas y colectivos se sientan atraídos por dichos proyectos a sumarse al esfuerzo por realizarlos.

 

"Casa de encuentro EL PUENTE"

Uno de los retos sociales y políticos más importante reconocido por DESOBEDECER LA LEY consiste en poner las bases para una verdadera convivencia intercultural. Superar los prejuicios, reconocer la riqueza y las aportaciones de las otras culturas, facilitar el contacto entre autóctonos e inmigrantes y entre los diferentes grupos de inmigrantes, etc., todo esto podría quedar facilitado por un lugar de encuentro que posibilite una convivencia que se ha experimentado como muy positiva en alguno de los encierros. Debería conjuntar diversos aspectos: espacio de esparcimiento y convivencia, bar, sala de exposiciones, ámbito de actividades culturales.

 

"Fiesta anual INTERCULTURAS"

Frente a los mecanismos de invisibilización de los inmigrantes, su guetización, anonimización, etc. vemos conveniente promover acontecimientos que presencialicen socialmente su realidad de modo positivo. El contexto de una Fiesta anual puede ser muy interesante. Además se ejemplificaría para las generaciones más jóvenes las posibilidades de enriquecimiento mutuo que posee la convivencia intercultural.

 

"Observatorio regional sobre inmigración y xenofobia"

En el debate político en torno a la inmigración, en la articulación de políticas laborales, sociales, culturales, etc. por parte de la administración o en los proyectos e iniciativas desplegadas por los colectivos "solidarios" se hace referencia continuamente a estudios, datos, estadísticas, análisis, etc. Una tarea reivindicativa tampoco puede prescindir de un análisis que tome el pulso permanentemente a la realidad de la inmigración y que sobre todo permita a los inmigrantes mismos expresar su experiencia y definir los problemas a los que se enfrentan en la sociedad de "acogida". El trabajo de este observatorio podría tener reflejo en un Informe anual: "Inmigración y xenofobia en Murcia", en el que se presentaría una radiografía del fenómeno migratorio en Murcia: diagnóstico de situación y crónica de acontecimientos, artículos de fondo, debate sobre acontecimientos, medidas administrativas, etc. relevantes del año, presentación crítica de proyectos de organizaciones "solidarias", de la administración, etc.

 

DESOBEDECER LA LEY - CONVIVIR SIN RACISMO está en los comienzos. Ha habido ya mucho trabajo, muchas energías invertidas, alegrías y logros, reveses y momentos amargos. Pero sobre todo existe una gran ilusión de desplegar y llevar a realización todos los proyectos nacidos del compromiso solidario porque los inmigrantes vivan entre nosotros como personas portadoras de plenos derechos sociales, políticos y culturales.