Campaña

«ADIÓS A LAS ARMAS»
CAMPAÑA PARA ELCONTROL
DE LAS ARMAS LIGERAS

José Villegas
(Intermón)

 

 

"Es imposible considerar el desarrollo sin desarme"

Kofi Annan

 

 

INTRODUCCIÓN

Las armas no generan seguridad, antes al contrario, un elevado gasto militar puede generar grandes desconfianzas y puede resultar totalmente desestabilizador. El concepto de seguridad humana significa bienestar económico, social, humano, sanitario y educativo, respeto a la identidad cultural en un marco intercultural y defensa de los derechos humanos y las libertades. Esta seguridad, que cada vez tiene más implicación en lo "humano", no se alcanzará nunca por la vía militarista, trasciende las cuestiones estrictamente militares, y no se puede plantear basándose en una carrera armamentista, ni en un enfoque estrictamente estatal.

Las armas ligeras, en particular, son las que matan a más seres humanos y las que en mayor proporción afectan a la población civil. Estas armas, y no los grandes buques o los sofisticados aviones de combate, son las responsables materiales de cuatro de cada cinco víctimas, que en un 90% son víctimas civiles (mujeres y niños en su mayoría), este es el llamado "efecto de desmilitarización de los conflictos": los civiles son las víctimas mas numerosas que mueren en los enfrentamientos armados, y no los militares. Resulta paradójico que "la mejor manera de no morir en una guerra sea hacerse militar".

La proliferación de armas ligeras se incrementa, se estima en 500 millones las que existen actualmente en el mundo, esta situación facilita la multiplicación de puntos donde estalla la violencia armada en el planeta, incrementa la letalidad de los conflictos, los alarga en el tiempo y los hace más difíciles de tratar. El impacto humanitario es, por tanto, evidente.

Comerciar con armas significa vender ingenios que sólo sirven para matar. Las armas son bienes improductivos que ocasionan gasto, consumen recursos valiosos, algunos de ellos no renovables, y además, sustraen dichos recursos de otros posibles destinos en perjuicio de las necesidades básicas de las personas.

La voluntad política necesaria para cambiar la realidad actual está hipotecada por los gobiernos a favor de los intereses económicos de las empresas fabricantes de armamento, pero la sociedad civil, las ONG y las campañas internacionales que vinculan »Desarrollo Humano y desarme» pueden presionar para conseguir el compromiso efectivo de los gobernantes por transformar esta realidad, y este es el objetivo principal por el que se trabaja desde la campaña "Adiós a las Armas".

 

LA CAMPAÑA "ADIÓS A LAS ARMAS"

Existe en el mundo un notable esfuerzo para poner fin a la impunidad con que se han desenvuelto los mercaderes de armas, en complicidad con los gobiernos de los países exportadores, en el ámbito de la sociedad civil, el fruto de ese esfuerzo es la creación de la Red de Acción Internacional sobre Armas Ligeras, IANSA (International Action Network on Small Arms).

Hace un par de años, siguiendo el modelo creado por la "campaña contra las minas antipersonas", cientos de organizaciones de todo el mundo iniciaron los preparativos para lanzar una campaña conjunta a escala mundial para promover un mayor control y transparencia en el comercio de las armas ligeras, para dicho fin se creó la mencionada red IANSA. La campaña española "Adiós a las armas", que inició su andadura en el mes de octubre de 1999, está coordinada, en el ámbito internacional, con dicha red (IANSA), las cuatro ONG españolas promotoras de la campaña española (Amnistía Internacional, Greenpeace, Intermón Oxfam y Médicos Sin Fronteras), vienen trabajando desde 1995 conjuntamente para conseguir la transparencia y el control del comercio de armas. Esta campaña se realiza con la participación de otras organizaciones de derechos humanos, paz, cooperación y solidaridad, agrupadas en una Plataforma.

Es evidente que sin transparencia no es posible un control, y sin ambas cosas no puede plantearse una reducción del comercio de armas, por ello el propósito de la campaña es lograr los siguientes objetivos:

La TRANSPARENCIA en la producción y la exportación española de armamento, con la divulgación semestral de: los materiales y servicios exportados a cada país, su importe y destinatarios, y publicación puntual de esa información en un plazo máximo de tres meses posterior al periodo de referencia, también se solicita la eliminación del carácter secreto de los datos de la Junta Interministerial de Material de Defensa y Doble Uso (JIMDDU), que regula estas exportaciones. Estas son condiciones necesarias para conocer si se exportan armas ligeras a países en conflicto, con elevados niveles de militarización o con serias deficiencias en cuanto al respeto de los derechos humanos, y para saber si hay coherencia con lo dictado por el Código de Conducta de la Unión Europea.

Un estricto CONTROL de dichas armas, tanto en el ámbito nacional como internacional, incrementando los mecanismos de control públicos y parlamentarios sobre la producción, comercialización y uso de armamento. La mejora del Código de Conducta ya existente en la Unión Europea se propone como un medio, así como, el apoyo a diversas iniciativas impulsadas por diferentes países y organismos internacionales, y el control sobre los agentes intermediarios mediante la creación de un registro público de los mismos.

Promover que el Gobierno impulse programas de RECOMPRA Y DESTRUCCIÓN de armas ligeras, en los países donde proliferen de forma descontrolada, a través de la Ayuda Oficial al Desarrollo.

 

LA CAMPAÑA "ADIÓS A LAS ARMAS" EN LA REGIÓN DE MURCIA

En noviembre de 1999 se constituyó una plataforma de apoyo y coordinación de la campaña "Adiós a las armas" para trabajar en el ámbito de la Región de Murcia, es un espacio abierto a la participación ciudadana individual y colectivamente, en la actualidad esta plataforma regional está formada por las ONG siguientes: Amnistía Internacional, Intermón Oxfam, Médicos Sin Fronteras, ACSUR – Las Segovias, Foro Ignacio Ellacuría, COSAL-Entrepueblos, Ingeniería Sin Fronteras, Murcia Acoge, Manos Unidas, Cruz Roja, UNICEF y la Coordinadora Regional de ONGD.

Desde la fecha de formación de la plataforma regional hasta la actualidad, el trabajo desarrollado se ha centrado básicamente en dos aspectos fundamentales y complementarios, el primero, impulsar acciones de información y concienciación de la sociedad murciana en relación con el problema que plantea el comercio de las armas ligeras y, el segundo, realizar acciones de "presión política" ante los representantes de nuestra Región.

La denuncia de las incoherencias de las políticas gubernamentales y la propuesta de alternativas avaladas por los estudios técnicos de la Cátedra de la UNESCO de la Universidad Autónoma de Barcelona, han sido las líneas de actuación que han guiado las acciones de información de la Campaña. En este sentido se han orientado las mas de 50 intervenciones que se han realizado en prensa, radio y televisión. Los medios de comunicación regionales y locales han sido muy receptivos, en líneas generales, a la hora de recoger las notas de prensa elaboradas desde la Campaña. Dentro de las actividades de concienciación y sensibilización, también, se han realizado, promovido o participado en más de 10 actos públicos, entre charlas, conferencias y mesas redondas.

Otra de las actividades realizadas, que se podrían enmarcar dentro de las acciones de sensibilización e información, ha sido la presencia en la calle para la recogida de firmas de adhesiones personales al manifiesto de la Campaña, fruto de este trabajo se contabilizan más de 1500 las adhesiones realizadas por los ciudadanos y ciudadanas de toda la Región. Además, han firmado el manifiesto personalidades muy significativas del ámbito político, sindical y cultural regional, entre las que cabe destacar las de los máximos representantes políticos regionales, como son: Ramón Luís Valcárcel, por parte del PP, Ramón Ortiz, por parte del PSOE y de Cayetano Jaime de IU

En las acciones de "presión política" han sido donde se concentraron los mayores esfuerzos, no obstante, esta campaña cuando se plantea como objetivo la consecución de mayor control y transparencia en el comercio de armas ligeras lo hace concretando y proponiendo la transformación de las leyes que dan cobertura legal al secretismo imperante en dicho comercio, y para ello se estableció un plan donde estas acciones de cabildeo se debían iniciar con los políticos locales, es decir en los ayuntamientos, siguiendo por los regionales (parlamentos autonómicos o asambleas regionales) hasta llegar al ámbito nacional.

La estrategia seguida en la Región de Murcia, para llegar a todos los representantes políticos con presencia en los ayuntamientos y en la Asamblea Regional, fue la de proponer un consenso de alcance regional entre las ONG de la Campaña y las tres fuerzas políticas mayoritarias (PP, PSOE e IU), entorno a un documento que recogiese los objetivos de la Campaña y que pudiese ser aprobado en mociones conjuntas por todos los ayuntamientos de la Región e, incluso, en la Asamblea Regional. El acuerdo se alcanzó por unanimidad en la reunión mantenida el 13 de noviembre de 2.000 en la sede del Foro Ignacio Ellacuría, estableciéndose en aquella reunión tanto el texto como el calendario de aprobaciones.

Hasta la fecha, mas de un tercio (17 de 45) de los ayuntamientos de la Región se han pronunciado a favor de dicha moción. Se podría calificar como todo un éxito pues, el porcentaje de aprobaciones en la Región, se sitúa muy por encima de la media nacional que está entorno al 10%, a pesar de este éxito relativo, el mismo, está muy lejos del 100% que se hubiese conseguido de cumplirse con el acuerdo alcanzado.

Las causas que pueden justificar no haber alcanzado el cumplimiento de los acuerdos, hasta la fecha, son múltiples y variadas, entre ellas se pueden señalar las siguientes: Por parte de la Campaña, los escasos recursos disponibles para realizar un seguimiento pormenorizado de las aprobaciones de mociones por los ayuntamientos. Por parte de las direcciones regionales de los partidos políticos, el errático cumplimiento del calendario de aprobaciones, según el compromiso adoptado. Pero el motivo principal ha sido el cambio de actitud que el Partido Popular imprimió a sus actuaciones, tras la reunión de consenso, actuando más como un freno en las aprobaciones que como un dinamizador de las mismas, y con el paso del tiempo fueron incrementando dichas resistencias, llegando incluso a modificar de forma unilateral el texto de la moción consensuada.

Al analizar los ayuntamientos que han apoyado la campaña, se observa que solo el 23% están gobernados por el PP, a pesar de contar esta fuerza política con el 60% de los ayuntamientos de la Región, es evidente que de forma mayoritaria los ayuntamientos gobernados por el PP no han presentado la moción o simplemente la han rechazado (como es el caso de Cartagena). En la práctica totalidad de los ayuntamientos, dónde se han presentado mociones, estas han sido aprobadas por unanimidad.

Se da una singularidad en la Región, que no ha tenido referente en el resto del estado Español, y es que algunos representantes políticos del Partido Popular de Murcia han apoyado una moción distinta a la propuesta por las ONG y consensuada, inicialmente, con todas las fuerzas políticas (incluido el PP), aprobando finalmente una moción que vacía de contenido los objetivos básicos propuestos por la Campaña, desvirtuándola así en gran medida.

Con el inicio del curso político 2001-2002, se continuará con el trabajo de "presión política", a nuestros políticos más cercanos y con responsabilidades de gobierno, local y regional, se les pedirá: "pasar de las palabras a los hechos", y para ello será muy útil recordarles las declaraciones efectuadas por el gobierno español en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Tráfico Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras en Todos sus Aspectos, celebrada en Nueva York durante el reciente mes de julio de 2001. Se reconoció la necesidad de avanzar hacia un mayor control de las armas ligeras y admitió la responsabilidad de los estados en el comercio de estas armas, así como la importancia de la participación de la sociedad civil en la formulación de alternativas. El representante español afirmó la necesidad de establecer criterios para la exportación y defendió un tratado que formule mecanismos de marcaje, seguimiento y rastreo de las armas, así como un sistema de control sobre los intermediarios. También remarcó la importancia de las actividades de desarme, desmovilización y reintegración de combatientes en situaciones de postguerra.

"Adiós a las Armas", Campaña para el control del comercio de armas ligeras, terminará consiguiendo sus objetivos, pues buscamos transformar con la transparencia y las armas nunca pueden ser las "herramientas" para la construcción de una Cultura de Paz.